Experiencia de una ex estudiante del colegio

Colegio Alcaravanes Facebook Colegio Alcaravanes Instagram

En mi educación escolar, en mi quehacer como docente, en mi ser de docente, pienso en la propuesta Alcaravanes y siento que debería existir una sede Alcaravanes en cada ciudad de Colombia, en cada lugar.

María Cristina Gómez de Gaviria y los padres fundadores soñaron con una propuesta de educación diferente y la hicieron realidad porque yo soy real y cada uno de los que hemos hecho parte de este camino, de este sueño somos la prueba de eso.

Mi mamá al enamorarse de esta propuesta Alcaravanes (en 1993 aproximadamente) para sus dos hijas es la prueba de esto, creer en una filosofía del respeto por la diferencia, valorarla y dignificarla nos da sentido… rumbo.

Mi experiencia académica

Solo puedo hablar de una sola experiencia escolar, pues entré al preescolar en el barrio Pilarica, (en ese entonces) y me gradué en el 2004, ya con el colegio ubicado en el alto de las palmas.

No tengo la autoridad para comparar otras propuestas escolares pues solo pude como estudiante vivir una, (y como docente también) no me atrevería a hacerlo. Pero si compartí largos años con compañeros que venían de otros colegios y de eso si puedo hablar. También he escuchado como docente, a familias hablar de sus experiencias en otras instituciones y a mis estudiantes de sus otros colegios y en serio que a veces no doy crédito a lo que escucho, estando en la época en la que estamos.

Entonces solo puedo hablar de un sabor en esta experiencia, pues eso fue lo que viví. Fueron de los años más felices de mi vida y si lo pienso ahora como docente, ese tendría que ser el principal objetivo de la escuela de todos los tiempos y sobre todo de este tiempo.

Sobre el Colegio Alcaravanes

Quizá no contamos con las instalaciones deportivas que muchos padres o familiares buscan para sus hijos e hijas, no tenemos grandes salones con estructuras llamativas, laboratorios o demás infraestructuras que buscan las familias cuando de elegir un colegio para sus hijos (as) se trata; pero sí que tenemos otros aspectos que trascienden la materia. Esos escenarios deportivos dotados de todo, majestuosos nunca los tuve de estudiante, pero lo que me formó como persona en ALCARAVANES me permitió años más adelante pisar el estadio Maracanha y visitar muchos otros lugares que jamás imaginé. Lo que me formó como mujer, me ha permitido conocer personas maravillosas.

Quizá nos fijamos mucho en las paredes y los colores a la hora de escoger, pero tenemos verde y naturaleza en nuestro Colegio Alcaravanes que nos permite enseñar cada una de las áreas.

Quizá no somos los número uno en los «estándares de calidad» y en las estadísticas donde se mide la «excelencia» por medio de pruebas que el estado ha impuesto ¿Cómo se miden los sentimientos, los miedos, las frustraciones, la tristeza, el amor, los sueños, la felicidad, la solidaridad, la bondad, la empatía y el no ser indiferentes?, ¿Queda en un papel?, ¿Con calificación en 1 o en 5? Y que tal si por medio de esos sentimientos aprendemos de la vida, del otro y de mi mismo (a).

Aprendizaje Colegio Alcaravanes

Reflexión

¿De qué sirve un colegio que nos prepare de manera «excelente» en lo académico sino sabemos que hacer con tanta «excelencia» ? Y que tal si no sabemos ser excelentes? y que tal si re-probamos las materias y «perdemos el año»? Pero sabemos como brindarle una mano al otro cuando lo necesita, como decirle algo cuando lo necesita o como callar cuando también es necesario ¿Qué tal si podemos ir sin uniforme y vestir los días de los colores que nos gustan?

¿Qué tal si puedes ir con el pelo rosado a estudiar y que eso no te quite o te ponga lo que llevas en la mente y en el corazón?

No soy mamá, pero soy hija y hoy le doy gracias a mi mamá por el esfuerzo que hizo por pagarnos este colegio. A pesar de las muchas veces que le dijeron mis familiares que nos cambiara para uno que le quedara más fácil de pagar, ella no se rindió, pues no buscó para nosotras coliseos, teatros, laboratorios y lugares majestuosos. Ella encontró un lugar donde pudiéramos ser felices siendo nosotras mismas y ante esa posibilidad uno no se puede rendir jamás.

Deja un comentario