La libertad y Un mundo feliz

Colegio Alcaravanes Facebook Colegio Alcaravanes Instagram

La libertad es un asunto que se  piensa vinculado con la existencia humana y es de gran importancia tanto para el individuo como para la sociedad; es así como algunos la entienden como un derecho, como la condición que permite elegir autónomamente el actuar y decidir sin estar sometido a la voluntad de otro. Según Aristóteles “la libertad es la capacidad de decidir”, aunque para él, los esclavos, las mujeres y los niños no tenían esa facultad.

Un mundo feliz de Aldous Leonard Huxley 

Aldous Leonard Huxley fue un poeta, novelista y filósofo de ciencia ficción, nació en el Reino Unido en 1894, sin embargo, vivió una parte de su vida en Estados Unidos donde estudió literatura inglesa en Oxford. 

En 1932 publicó una de sus obras más representativas, “Un Mundo Feliz”, justo unos años antes del inicio de la Segunda Guerra Mundial, en esta, el autor presenta una sociedad futurista en la que se determina un orden mundial que dispone la organización por castas, en esta realidad, no conocen el concepto de familia, según se plantea, esta institución no era aportante para la sociedad, es decir, no producía ciudadanos felices, lo que provocó la decadencia, por lo que se hizo necesario replantear el orden social para tener una sociedad ideal, allí los seres humanos eran creados y modificados genética y psicológicamente para desempeñar roles que les permitan ser felices.

La libertad en «Un mundo feliz»

En “Un Mundo Feliz”, la libertad es un tema que puede llegar a ser ambiguo, la lectura permite comprender y analizar cómo la sociedad puede ser algo muy limitado. A pesar del ideal de felicidad bajo el que todos los ciudadanos eran creados, el primer momento en el que ocurre esta privación es durante la predestinación social, es decir, desde el momento de incubación cada una de las personas son clasificadas para hacer parte de castas sociales: Épsilon, Delta, Gama, Beta y Alfa. Las posibilidades se limitaban a cinco, antes de la misma existencia, toda la identidad era determinada según las necesidades sociales.

Conoce más sobre el Colegio Alcaravanes

En el “Centro de Incubación y Condicionamiento de la Central de Londres” se puede observar cómo gracias al condicionamiento genético con el que se crean los embriones de las diferentes castas, se muestran conformes y felices de su lugar y destino en la sociedad, ya que fueron “creados” para esto. Lo anterior, visto a la luz de la premisa de Aristóteles, nacieron sin la posibilidad de elegir, de decidir sobre su trabajo, su camino, su propia educación, pero siempre son felices. 

“Porque, desde luego - dijo Mr. Foster -, en la gran mayoría de los casos la fecundidad no es más que un estorbo, un solo ovario fértil de cada mil doscientos bastaría para nuestros propósitos, pero queremos poder elegir a placer. Y desde luego, conviene siempre dejar un buen margen de seguridad.”

Los Alfas

Las castas ofrecen a los miembros de su sociedad ciertos privilegios y responsabilidades, es así como la libertad está supeditada desde la forma de pensar, actuar, y relacionarse. Los Alfa son los líderes, son los más inteligentes y tienen habilidad mental, son los encargados de dirigir la sociedad, quizás podría pensarse que son los únicos seres libres en esta sociedad, pues es bajo sus normas que se condiciona la existencia de la misma sociedad, se identifican con el color gris, color que los identifica como casta, además de tener unas características físicas que les permiten sobresalir no solo en inteligencia sino también en apariencia física.

Los Beta

Los Beta por su parte, son menos inteligentes, pero no por esto les envidian, puesto que se sienten aliviados de no tener que trabajar tanto como los Alfa, se visten con el color Vinotinto, a ellos le siguen los Gamma, su color característico es el verde y son los más probables a realizar roles operativos, o de cuidado de los nuevos embriones, bebes y niños, los cuartos son los Delta, su vestimenta es de color beige, a ellos no les gustan los libros ni las flores, pero son buenos en crear cosas, y por último los Épsilones, ellos son bajos de estatura, su desarrollo intelectual es limitado, además de su estatura, son muy obedientes ya que fueron destinados a hacer labores, su uniforme es de color negro.

Teniendo en cuenta que la sociedad actual demanda unos ritmos acelerados y de relaciones sociales diferentes en las formas de ser y de hacer, en las que se relega la humanidad y su condición diferencial, y donde parece que el contexto obliga a que se homogenicen las formas de respuestas y se encaje en las dinámicas del entorno; El apoyo pedagógico y propuestas formativas humanistas se ven obligadas a retornar a lo esencial y poner en evidencia la importancia de la diversidad como condición connatural a la existencia. 

Comunidad, entidad y estabilidad

El lema de esta sociedad se refiere a que la comunidad trabaja junta y organizadamente, gracias a sus identidades impuestas artificialmente, pueden generar una estabilidad en la sociedad para mantener su anhelado mundo feliz. Para lograr este objetivo, es necesario no solo determinar genéticamente a los miembros de la sociedad, pues eventualmente el espíritu de libertad aparecería para crear deseos que se alejarían de los objetivos comunes. Es aquí donde aparece otro elemento vital en la formación de los ciudadanos, las máximas hipnopédicas.

Esta técnica consiste en usar prolongados y monótonos discursos con algunos mensajes, especialmente al dormir, con el fin de condicionar de las formas deseadas el pensamiento de los integrantes de las diferentes castas.

Fue algo horrible. En aquel entonces me trastornó profundamente. Más de lo lógico, lo confieso. Porque, al fin y al cabo, aquel accidente hubiese podido ocurrirle a cualquiera; y, desde luego, el cuerpo social persiste, aunque sus células cambien. —Pero aquel consuelo hipnopédico no parecía muy eficaz. (Huxley, 1932, pp. 59)

Se puede observar el resultado del uso de la hipnopedia en la cotidianidad de las personas, pues se les configura poco a poco el pensamiento y el actuar social y cultural al punto de inhibir su libertad de pensamiento. Teniendo en cuenta lo anterior, es completamente absurdo hablar sobre la libertad en este mundo, sus personajes no la conocen, pero han sido educados para sentirse libres y no como esclavos, ya que al estar condicionados en todos los aspectos de la vida carecen totalmente de libertad, no tienen posibilidad de elección alguna.

Tampoco se puede hablar de una posible autodeterminación, como diría Kant, en estos sujetos. La posibilidad de decidir si quieren o no llevar el tipo de vida que se propone en la historia. Los seres humanos en la actualidad no son del todo libres, existen normas que los limitan y condicionan su comportamiento de acuerdo con las normas sociales y culturales de las que hacen parte.

Educación orientada en «Un mundo Feliz»

La educación orientada en “Un Mundo Feliz” aprovechaba cada momento del día, no dejando pasar ni siquiera el sueño, cuando era el momento preciso para inculcarles lecciones básicas de moralidad, dadas en mensajes que al ser repetidos constantemente se instauran en la mente de los pequeños alfas, betas, gamas, deltas y Épsilones, creando así, las verdades absolutas que rigen esta sociedad.

“Ochenta camastros se alineaban junto a la pared. Se oía una respiración regular y ligera, y un murmullo continuo, como de voces muy débiles que susurraba a lo lejos. En cuanto entraron, una enfermera se levantó y se cuadró ante el director. —¿Cuál es la lección de esta tarde? —preguntó éste. —Durante los primeros cuarenta minutos tuvimos Sexo Elemental — contestó la enfermera—. Pero ahora hemos pasado a Conciencia de Clase Elemental.”

Es en este contexto en el que Bernard y Lenina se desenvuelven en búsqueda de cumplir el principal objetivo de su vida, ser felices, pero al igual que el día a día para cualquier persona puede ser agobiante, así mismo esta sociedad creada por Huxley puede tornarse insoportable, pero para ello se ofrece, se requiere, casi que es un deber mantenerse siempre feliz. Es aquí donde aparece uno de los mayores escapes, el Soma.

Este  psicoactivo imaginario tiene como fin evitar los pensamientos negativos que generen conflictos, tanto en los individuos como en la sociedad, haciendo que estos limiten aquellos que no permitan a las personas sentirse libres y felices de escoger los ojos con los cuales ver el mundo, librarse de todo lo desagradable,  en lugar de aprender a afrontarlo. Es posible ver cómo por medio del consumo de esta, que es además suministrada socialmente para todas las castas, les permite aumentar el lívido sexual, tenía cualidades terapéuticas y antidepresivas.

El autor plantea de esta manera el descontento de Bernard frente al soma y al funcionamiento de la sociedad, viendo aquello que se propone como la solución, como un problema, debido a que al dejar de lado estos pensamientos negativos se puede llegar a una infantilización emocional, así, se repiten constantemente la siguiente máxima hipnopédica: “un gramo de soma cura diez sentimientos melancólicos”. ¿Se es libre tomando soma? Realmente no, ya que en lugar de permitir la conciencia de sí mismo, mantenían por medio de esta el control sobre los sentimientos y emociones de los personajes.  La autonomía y la autodeterminación no hacen parte de la vida de los personajes. La libertad, por tanto, entendida como esa capacidad de elegir responsablemente, está denegada.

Bernard Marx es la representación de lo que pasa cuando en una sociedad «perfecta», uno de los engranajes falla, dejando detrás un individuo resentido y con consciencia de sí mismo, y es que, si se traslada de “Un Mundo Feliz” a esta realidad, queda claro que un individuo con conciencia, es peligroso para cualquier clase de esquema social, ya que este puede ir más allá de  la superficie, llegando a ver en lo enseñado los intereses de quien determina las reglas y no el bienestar social.

Lenina Crowne por su parte también tiene luchas internas, pero a diferencia de Bernard, que desea alejarse de los ideales sociales, y tiene una gran necesidad de sentir, ella busca por todos los medios encajar, siguiendo al pie de la letra cada una de las máximas sociales, es por ello que no se detiene a cuestionar absolutamente nada de su realidad, ella carece de sentido de autoconciencia.

Concepto de La libertad

El concepto de libertad también se evidencia en la “reserva de salvajes”, en este  lugar, donde no se cuenta con la tecnología, el condicionamiento social, o el soma que ofrece “la civilización”, y que se encuentra entre rejas electrificadas, podría pensarse que es uno de los lugares más libres de toda la novela, de allí la necesidad de Bernard de visitar este lugar, el deseo de emancipar su ser, extrañamente, pensó que solo podría encontrarlo en este territorio, entre estos seres inferiores, casi animales, casi humanos.

Aquí, se podría hacer una analogía con las dos concepciones de libertad  presentadas por Thomas Hobbes. La primera es esa libertad primitiva donde el sujeto puede estar completamente emancipado en una especie de caos de todos contra todos. en ese mundo con los seres inferiores, casi animales. Sin embargo, la libertad que Hobbes defiende es aquella que se da dentro del contrato social. Para que exista un orden, se debe entregar la libertad al soberano.

Los medios de comunicación, principalmente mediante las redes sociales, juegan en la realidad este rol, pues se usan para implantar ideas en la mente de todos, en especial de los jóvenes, condicionando sus deseos, sueños, gustos, formas de actuar y de relacionarse. También habría que preguntarse por los intereses de aquello que enseñan las escuelas, quienes tienen en sus manos la formación de cada uno de los niños de esta sociedad, y si realmente la educación que ofrece permite posibilidades de ser y cuestionarse, o si de igual forma que en “Un Mundo Feliz” solo se pretende condicionarlos para las necesidades económicas de unos cuantos.

El soma es una droga que, si bien es cierto, puede ayudar a sentirse mejor, realmente generaba dependencia, negando el mundo. El soma representa un falso escape de la sociedad, es preciso analizar la realidad social, contrastando a las personas que se drogan, cuántas de ellas lo hacen para escapar de la realidad y no para pertenecer a ella como lo propone el autor. En última instancia, la libertad en esta obra…

Ahora bien, la sala de predestinación social es el lugar donde se diseñan las personas alfa, beta y los Épsilones en la novela. Estas son las castas en que se divide esta sociedad distópica. En las primeras páginas de esta novela nos encontramos con el centro de incubación y condicionamiento de la central de Londres que es donde se incuban las personas desligando a la familia y poniendo en un contexto más artificial.

Se puede observar con esta distopía que gracias a este condicionamiento o predestinación social, los integrantes de estas castas están conformes y felices de su lugar y destino en la sociedad ya que fueron “construidos” para esto. Si lo ponemos en nuestro contexto, estas personas nacieron sin el beneficio de elegir, de decidir sobre su trabajo, sin decidir su camino, sin decidir su propia educación pero siempre siendo felices para ejemplificar la relación entre la libertad y la novela, en este mismo tiene una frase que nos ayuda a entender aún más.


Autor: Estudiantes del Colegio Alcaravanes

Deja un comentario