Trastorno del espectro autista-tea-[1] en espacio escolar formal

Colegio Alcaravanes Facebook Colegio Alcaravanes Instagram

Para empezar el conversatorio vamos a pensar en una pregunta que cada uno responderá en su cabeza y permitirá dar sentido a nuestra conversación de este momento: ¿cuáles de las prácticas pedagógicas cotidianas podrían ser exitosos con niños, niñas y adolescentes con TEA, y qué determina que sean o no exitosas?

Trastorno del Espectro Autista en Colombia

El autismo en Colombia es una realidad que va en aumento, aunque se cuenta con pocos registros de la prevalencia exacta o aproximada de casos de niños, niña y adolescentes con esta condición, sin embargo, las instituciones educativas públicas y privadas, los centros de educativos formales e informales se ven abocados a disponer los acompañamientos necesarios para garantizar el desarrollo integral de esta población.

La normativa en Colombia es relativamente clara y en el decreto 1421 se enuncian dispositivos básicos de acompañamiento para la población con discapacidad, sin embargo, no todos los niños, niñas y adolescentes en edad escolar con trastorno del espectro autista tienen una comorbilidad con discapacidad cognitiva, aunque todos requieren acompañamiento particular de acuerdo a sus necesidades.

Así las cosas las instituciones educativas quedamos a merced de las disposiciones enunciadas por los entes gubernamentales, el PEI- proyecto educativo institucional-, la experticia de los profesionales al interior de la institución, la voluntad de acompañamiento y la línea de atención a la diversidad diseñada por cada escuela, da libertades en la intervención y en los dispositivos de acompañamiento integral.

Para poder adentrarnos en la conversación sobre la experiencia de Alcaravanes en relación a la formación de niños, niñas y adolescentes con TEA es necesario reconocer a que se refiere el concepto de trastorno del espectro autista; sobre todo porque es importante desmitificar algunos paradigmas que han aparecido en relación a este.

Conoce más de nuestro blog

Concepto de neurodiversidad en el Colegio Alcaravanes

En el colegio partimos del concepto de neurodiversidad acuñado hacia los años 90, para realizar un abordaje de las particularidades como cada sujeto aprender y percibir el mundo ya que esta va a determinar, entre otras cosas, su forma de vincularse con el aprendizaje.

Así las cosas el trastorno del espectro autista – TEA- puede conceptualizarse desde las profesiones psi (psiquiatría y psicología) como un rango variable de la gravedad de sígnos asociados a dicha condición, de allí que no hayan dos autistas iguales, y que hay tantas atipicidades como sujetos autistas hay.

Es producto de la amplitud del espectro que El DSM-V y CIE-10 eliminan el diagnostico de asperger para abrir paso a unos niveles de apoyo necesario, los cuales también se describen en el protoloco TEA de Ministerio de Salud y Protección Social para Colombia.

El Colegio Alcaravanes, es un objetivo misional tiene como meta la “formación de seres humanos que puedan acceder y recrear la cultura”, indistinto de sus condiciones intelectuales, de género o socioeconómicas; dentro de las líneas de trabajo se encuentra consolidada la atención a la diversidad donde se generan estrategias particulares de acuerdo a las necesidades individuales, grupales, sociales, emocionales y familiares, que se estructuran en el PIAR-plan individual de ajustes razonables-, siendo esta la herramienta de sistematización con que contamos las instituciones en la actualidad, la cual da la libertad para determinar acompañamientos en lo escolar de manera integral.

Trastorno del espectro autista

Conoce nuestra propuesta pedagógica

Siempre se parte del reconocimiento de las habilidades, los intereses, los gustos del estudiante para determinar el dispositivo particular de acompañamiento, el diagnostico, si bien nos permite tener un fundamento para estructuras asuntos particulares, no se convierte en un determinante para la carta de navegación que se establece con los estudiantes, las familias y los profesionales de acompañamiento externo.

Experiencia del Colegio Alcaravanes en el acompañamiento de TEA

Salvador y Camilo son dos estudiantes con diagnóstico de TEA y acompañamiento para dicha necesidad, que actualmente están matriculados en el grado 5, hacen parte de la institución hace poco más de un año e ingresan con antecedentes de bullying o por falta de acompañamiento integral de parte de los colegios de origen.

Como estrategia institucional se realizan procesos constantes de sensibilización con la comunidad educativa en relación a la diversidad, entendida para el Colegio Alcaravanes como la singularidad que establece cada uno de los estudiantes con el saber hacer, con lo social, con lo normativo, lo social y lo institucional, dando como resultado que lo diverso sea visto no como algo distinto sino como lo cotidiano, que en el discurso y en las acciones se evidencien procesos de inclusión.

Conocer la historia académica, clínica y familiar

En este orden de ideas, se hace necesario conocer la historia académica, clínica, familiar y social del niño, niña o adolescente, lo cual permite tener un norte de acompañamiento, de igual manera se busca evidenciar el compromiso de la familia, las redes de apoyo con que cuenta con el fin de movilizar el proceso de manera integral.

Se hace diagnóstico inicial de las necesidades del niño en el ambiente de aprendizaje, determinando a partir de allí los dispositivos de acompañamiento, que van desde las reuniones interdisciplinares periódicas para evaluar y ajustar estrategias, las flexibilizaciones en lo académico según correspondan, y el tipo de pausas activas de acuerdo a los intereses del niño (uso de plastilina, dibujar, caminar, entre otras).

La adecuación institucional no ha sido fácil, tanto en este como en otros casos ha implicado un proceso reflexivo al interior del que hacer pedagógico de los profesionales para lo cual la institución también ha creado estrategias como el grupo de estudio Azul, que parte del direccionamiento del equipo de apoyo psicopedagógico y de la mano de profesionales externos, padres y cuidadores de chicos con autismo se busca comprender de manera más acertada el encuentro entre los estudiantes con TEA y lo educativo; de allí también han devenido alianzas interinstitucionales para la investigación y el desarrollo de estrategias de inclusión educativa. 

Conclusiones

  • La inclusión es una posibilidad que se puede llevar a cabo en las instituciones de educación formal y no formal.
  • El éxito o fracaso de los procesos de inclusión dependen de la capacidad institucional de repensarse procesos pedagógicos, de la flexibilidad para los mismos y de comprender la relación singular que establece cada sujeto con lo institucional.
  • En este orden de ideas se hace necesario volver la mirada a la práctica pedagógica dentro de los ambientes de aprendizaje y la importancia del vínculo docente – estudiantes y el deseo mismo de enseñar, lo que implica la busca de estrategias diferenciadas, innovadoras, contextualizadas y acordes a la singularidad.
  • Es fundamental para la movilidad de los procesos la conversación constante entre la familia, la institución educativa y los profesionales que acompañan el proceso.
  • Es necesario que exista una formación constante de la comunidad educativa (docentes, administrativos, personal de apoyo, estudiantes, familia) que permita la comprensión de las situaciones que se puedan presentar con los niños, niñas y adolescentes con TEA.

Deja un comentario