El juego como movilizador de procesos de enseñanza

Colegio Alcaravanes Facebook Colegio Alcaravanes Instagram
Relaciones sociales de calidad y oportunas para potenciar las capacidades de los niños

El Ministerio de Educación Nacional concibe la educación para la primera infancia como un proceso de enseñanza continuo y permanente de interacciones y relaciones sociales de calidad, oportunas y pertinentes, que posibilitan a los niños y a las niñas potenciar sus capacidades y adquirir competencias para la vida en función de un desarrollo pleno que propicie su formación como sujetos. Esta etapa se constituye como vital para el desarrollo integral de necesidades sociales, cognitivas y físicas de los niños y niñas con la finalidad de crear elementos sólidos y amplios del bienestar y el aprendizaje.

La primera infancia

La primera infancia es el periodo que va de los 0 a 6 años, sin embargo, en el Colegio Alcaravanes se da a partir de los 3 años iniciando en el nivel de preescolar al grado primero, teniendo presente que como institución que atiende población diversa, favorece la atención de niños en extra edad, que por sus particularidades, se encuentra en un proceso inicial de escolaridad.

En estos primeros años, el objetivo central es garantizar el derecho a la lúdica y el juego, la socialización con sus pares, la participación desde sus procesos individuales, la formación de hábitos y reconocimiento de su papel individual desde lo colectivo para alcanzar el desarrollo multidimensional para su bienestar.

El juego como eje movilizador

En nuestra propuesta, el juego se constituye como eje movilizador de procesos de aprendizajes y experiencias ya que es la actividad natural del niño y la niña, por medio de este empiezan a apropiarse de la realidad de su contexto y cultura, permitiendo la interacción social, interiorización de la norma y la posibilidad de exploración sin límite de la imaginación y la creatividad, llevándolos a una reflexión de su propio sentir y motivándolos a la expresión tranquila en el colectivo.

El juego como escenario práctico del desarrollo social, afectivo e intelectual del niño

Tomando como referencia la psicología histórico-cultural del psicólogo Lev Vygotsky (1984) el juego será básicamente el escenario práctico a través del cual el desarrollo social, afectivo e intelectual del niño y la niña se ven comprometidos con las dimensiones cognitivas superiores como: la inteligencia, el lenguaje, el pensamiento, la memoria, la percepción, la atención, entre otros.

Procesos de enseñanza y aprendizaje

Para Vygotsky (2010), la imaginación que hace posible la creación de la situación imaginaria dentro del juego solo puede ser pensada sobre la base de la divergencia o discrepancia entre el campo visible, real, concreto y el campo de los sentidos.

Dicho de otra manera, cuando el niño o la niña en el juego imaginan situaciones con acciones de sustitución y además lo ejecutan con propiedad y seguridad, implica que ha iniciado el camino de significar los objetos externos lográndolos evocar mediante sus significados interiorizados.

Procesos de enseñanza y aprendizaje a través de la experiencia

Las actividades y estrategias utilizadas en la primera infancia, permiten el aprendizaje a través de la experiencia, el juego, la exploración, el encuentro con sus pares y la producción de nociones por medio del trabajo colaborativo.

Aquí las actividades se diseñan con la intención de que los estudiantes a partir del proceso particular, los intereses, necesidades, habilidades puedan constituirse como sujetos reflexivos, responsables del entorno y respetuosos de las diferencias e individualidades de los pares, atendiendo a los principios institucionales.

Transversalización de procesos de enseñanza y aprendizaje

Lo anterior, se evidencia cuando los procesos de aprendizaje se transversalizan, desde las dimensiones y áreas del conocimiento: teatro, artes plásticas y música, de igual manera la implementación de las diferentes estrategias y actividades institucionales: asambleas, proyecto de aula, proyecto ambiental, día del juguete favorito, personaje de la semana, la pijamada, la realización de juegos tradicionales, los inter clases, entre otras.

Promoción del pensamiento crítico reflexivo a través del juego

Teniendo en cuenta  que el juego es el escenario donde comienza la participación infantil ya que dentro de este es posible escuchar las voces de los niños con naturalidad conocer sus experiencias personales, sus intereses individuales y colectivos, y las relaciones que se dan entre ellas, es el momento propicio para que de manera articulada entre las dimensiones del desarrollo y las distintas áreas del conocimiento se promueve el  pensamiento crítico reflexivo como modelo pedagógico del colegio ya que, como lo menciona Peña y Castro 2013 “dentro del juego sólo se aprende a participar participando”.


Comisión de primera infancia

Autor: Comisión de Primera Infancia

Deja un comentario